"

'Ofereço-me para cooperar com amor a fim de compartilhar a abundância de meu coração.'
'Comunico-me sem apegos e descubro a harmonia de evoluir na Terra.'

quarta-feira, 20 de maio de 2015

'Genes alterados verdade truncada'


Compartido por Sebastião Pinheiro y Guerreros Verdes.

En la introducción del libro “ALTERED GENES, TWISTED TRUTH” (GENES ALTERADOS VERDADE TRUNCADA) el abogado yankee STEVEN M.DRUKER dice:

CÓMO A REGAÑADIENTES ME CONVERTI EN UN ACTIVISTA

 -Y destape el CRIMEN que permitió la comercialización de los alimentos genéticamente modificados.

La mayoría de la gente se sorprendería al saber que Bill Clinton, Bill Gates, y Barack Obama (junto con una serie de otros individuos astutos e influyentes) fueron acogidos en el mismo fraude elaborado.

Estarían aún más sorprendido al enterarse de que no fue perpetrado por una agencia extranjera de inteligencia, un sindicato de crimen internacional, o una camarilla de financieros astutos sino por una red de científicos distinguidos -y que no implican cambios en el clima, sino cambios a nuestra comida.

Y, si son americanos, se sorprenderían mas al descubrir que la US Food and Drug Administration (FDA) ha sido el cómplice mayor, y que debido a sus engaños, por más de quince años, ellos y sus hijos han estado ingiriendo un grupo de productos novedosos, que el mismo personal científico de la agencia (FDA) había determinado previamente que eran excesivamente peligrosos para la salud humana.

Este libro cuenta la fascinante y sorprendente historia de como llegamos a la situación actual. Estoy en la singular posición para decir esto, ya que yo descubrí uno de sus componentes clave.

A principios de 1996, hice algo que pocos estadounidenses estaban haciendo entonces: me decidí a aprender los hechos acerca de la aventura masiva para reestructurar la base genética de la oferta mundial de alimentos. Y mientras más aprendía, más me empecé a preocuparme. Se volvió cada vez más claro que las afirmaciones hechas en apoyo de los alimentos genéticamente modificados fueron sustancialmente en desacuerdo con la verdad -y que había fuertes razones científicas para la visualización de este tipo de productos con un ojo cauteloso..

De especial preocupación era el comportamiento de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), que se ha negado a regular los alimentos genéticamente modificados y en su lugar con energía las ha promovido. Me pareció problemático que esta agencia había adoptado la presunción de que los alimentos genéticamente modificados (GM) son tan seguros como los naturales y fue lo que les permitió ser comercializados no sólo sin pruebas, pero incluso sin etiquetas para informar a los consumidores acerca de la reconfiguración genética que había ocurrido. Yo creía que esto era poco científico, irresponsable, y fundamentalmente equivocado.

También tuve el presentimiento de que era ilegal – un presentimiento que mi investigación finalmente confirmó.

A medida de que mi conocimiento creció, también creció mi convicción de que una demanda debe ser interpuesta contra la FDA para revertir su política sobre alimentos transgénicos y obligarla a requerir las pruebas de seguridad y el etiquetado que a los consumidores se les ha negado injustamente.  En ese momento, no me imagine jugando un papel activo en los procesos judiciales o incluso involucrarme ampliamente en la fase de desarrollo del mismo. Mi intención era presentar la idea a otros que tenían mayor experiencia y recursos e inspirarlos para llevarlo a cabo. Aunque tengo una licenciatura en Derecho de la Universidad de California en Berkeley, la práctica de la ley no ha sido el foco central de mi vida profesional, y yo tenía escasa experiencia en litigios. Además, estaba inmerso en un proyecto que estaba claro para mi corazón y no quería que se desviara.

Sin embargo, en el proceso de tratar de inspirar a otros a hacer lo demanda, me convertí en forma gradual en la persona principal para organizar y conducir hacia adelante.  Los ejecutivos de organizaciones de interés público con los que hablé todo pensaban que la demanda era una gran idea, pero ninguno se sentía listo para llevarlo adelante. Después de algunas semanas de intentar encontrar una organización que asuma la demanda, me referí a la situación con un biólogo molecular que estaba preocupado porque en el impulso a la rápida comercialización de alimentos transgénicos, los riesgos eran descontados indebidamente y las pruebas irresponsablemente descuidadas.  Como expliqué, mis ideas para el pleito habían sido recibidos de manera uniforme con entusiasmo, pero que ninguno de los grupos estaba preparado para convertirlos en realidad, él dijo: “Steve, ¿no te das cuenta de que esto es tu bebé? Si no lo haces tú, no va a suceder “.    Por mucho que desee tener a alguien más haga la demanda para que pudiera volver a mi otro proyecto, y tanto como yo quería rechazar su valoración, en el fondo tenía una sensación ineludible que el biólogo tenía razón.

Así que puse mi proyecto aparte, fundé la Alianza para la Bio-Integrity (una organización de interés público sin fines de lucro), y como su director ejecutivo, me dediqué de tiempo completo para la organización de la demanda. A los pocos meses, gané la colaboración del Centro Internacional de Evaluación de Tecnología, una organización de interés público muy respetado en Washington, D.C., con un equipo de expertos abogados.  Ellos tenían gran experiencia en litigios con los organismos administrativos federales, y acordaron ser los abogados de registro, con la condición de que yo continuaría coordinando los distintos elementos del proyecto y recaudar los fondos necesarios. Con el tiempo, también me convertí activamente como abogado, para la realización de la investigación fundamental y la contribución de los escritos y otros documentos presentados ante la corte.

Durante la fase de preparación, el objetivo principal era lograr un impresionante conjunto de demandantes. Durante los siguientes meses, a través de numerosas llamadas telefónicas, correos electrónicos, y los viajes a reuniones personales, se ensamblo una coalición sin precedentes para unirse a la demanda y firmar la denuncia contra la FDA que se presentó en la corte.  Por primera vez en la historia de Estados Unidos, un grupo de expertos científicos se vio envuelto en una demanda contra la política de un organismo administrativo federal, no como asesores de los peritos, pero como demandantes –demandantes que formalmente se opusieron a la política por razones científicas.  En un movimiento audaz destacando la falta de solidez de esa política, nueve científicos, con credenciales bien acreditadas (incluyendo profesores titulares de UC Berkeley, Rutgers, la Universidad de Minnesota, y la Escuela de Medicina de NYU) demandaron a la FDA y afirmaron formalmente que su presunción acerca de la seguridad de los alimentos de la GE es científicamente errónea, ya que plantean riesgos anormales que deben ser examinados por pruebas rigurosas.

Igualmente sin precedente, eran co-demandantes, un distinguido grupo de líderes espirituales de diversas religiones que se opusieron a la política de la FDA por motivos religiosos. Dentro de este grupo estaban: el presidente de la Coalición sobre Religión y Ecología, el capellán de la Universidad del Noreste de América del Norte y profesor de teología al Universidad de Georgetown.  En total, había siete sacerdotes ordenados y ministros de una amplia gama de denominaciones cristianas (incluyendo Episcopal, Luterana, Bautista, y Católica Romana) tres rabinos (ortodoxos, conservadores, y reformistas); el rector de la Universidad de las Americas Dharma del Reino budista; y una organización de mil miembros hindú de Chicago. Estos demandantes indicaron que, en su opinión, la manera en que biotecnólogos están reconfigurando los genomas de la comida es una alteración radical e irreverente de la integridad de la creación de Dios –y que se sentían obligados a evitar el consumo de los productos de intervenciones tales, como un asunto de principio religioso. Alegaron que, al no exigir un etiquetado adecuado, la FDA inevitablemente los expone a estos alimentos y que les impide el ejercicio libre de sus creencias religiosas. (Algunas de las razones de base religiosa para rechazar los alimentos transgénicos se describen más detalladamente en el capítulo 14.)

Aunque los defensores de los alimentos transgénicos intentan presentar cualquier oposición por motivos religiosos, a la ignorancia sobre los hechos de la ingeniería genética y la incapacidad resultante para apreciar su similitud con los tradicionales, estos demandantes estaban bien informados, y por lo tanto entienden cuán profundamente se diferencian de procesos naturales. (Estas diferencias se discuten a fondo en el capítulo 4).
Alianza para la Bio-Integrity, et al v. Shalala, et al. fue presentada en la Corte Federal de Distrito en Washington, D.C. en mayo de 1998. El primer acusado llamado fue Donna Shalala porque, como Secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos en aquel momento, supervisaba la FDA, la cual es una de las agencias dentro de ese departamento. El comisionado interino de la FDA fue el otro acusado.

La demanda alcanzó rápidamente un efecto importante debido a que, como parte del proceso de descubrimiento, obligó a la FDA a entregar copias de todos sus archivos internos de los alimentos transgénicos.  Deseoso de ahondar debajo de los pronunciamientos públicos de la agencia y ver si cuadraba con lo que realmente sabía y cómo se había operado en realidad, asumí la responsabilidad de analizar este tesoro de documentos.  Como peiné a través de las más de 44.000 páginas de informes, mensajes y memorandos, hice varios descubrimientos sorprendentes.  Por el momento mi investigación se terminó, yo había recopilado numerosas pruebas de un enorme fraude en curso. Reveló que la FDA había introducido estos productos controvertidos en el mercado evadiendo las normas de la ciencia, rompiendo deliberadamente la Ley, y tergiversando seriamente los hechos   -y que el pueblo estadounidense estaban siendo regularmente (y sin saberlo) sometido a nuevos alimentos que eran anormalmente riesgosos a los ojos de los propios científicos de la agencia.

Este fraude ha sido el acontecimiento fundamental en la comercialización de los alimentos genéticamente modificados. No sólo permite su comercialización y aceptación en los Estados Unidos, fijó y sentó las bases para su venta en numerosas otras naciones también. Si la FDA no hubiera eludido las leyes de seguridad alimentaria, todos los alimentos de GE habrían requerido para someterse a rigurosas pruebas a largo plazo; y si no hubiera cubierto y negado las preocupaciones de sus propios científicos y falsamente informado los hechos, el público habría sido alertado de los riesgos. En consecuencia, la introducción de alimentos transgénicos sería, como mínimo, retrasado muchos años  –y probablemente nunca hubiera ocurrido.

Por lo que es vital que la historia del crimen de la FDA debe ser publicado totalmente; y este libro lo hace de una manera amplia y viva, revelando cómo una agencia gubernamental con el deber de salvaguardar el suministro de alimentos de la nación perpetro este fraude, ¿ cómo se llevó a cabo el fraude?, y cómo, incluso después de ser expuesto y concluyentemente documentado, ha mantenido su fuerza y continua engañando al público.

Además al contar plenamente esta historia, el libro relata una mucho más grande, una historia en la que el comportamiento de la FDA no se sostiene como una aberración aislada sino que forma parte integral de un patrón más amplio de la mala conducta. Se presenta una descripción gráfica de cómo surgió la empresa de ingeniería genética, las etapas por las que se ha avanzado, y cómo, en cada etapa, el avance invocaba la difusión sostenida de falsedades.  En consonancia con su título, que demuestra que la alteración a gran escala de genes ha sido crónicamente y crucialmente dependiente de la enorme torsión de la verdad  -y muestra cómo durante más de treinta años, cientos (si no miles) de los defensores de la biotecnología dentro de instituciones científicas, agencias de gobierno, y oficinas corporativas en todo el mundo han comprometido sistemáticamente a la ciencia y retorciendo los hechos con el fin de fomentar el crecimiento de la ingeniería genética, para llevar los alimentos que producen a nuestros platos en nuestras mesas.

Por lo tanto, la narración que se desarrolla en las siguientes páginas es fundamentalmente una historia acerca de la corrupción en la ciencia y su corrupción concomitante en contubernio con el gobierno, no a través de las maquinaciones de un grupo marginal científico en liga con un paquete de poderosos ideólogos políticos, sino a través del funcionamiento del establecimiento científico dominante en concierto con las grandes corporaciones multinacionales –y la cooptación de funcionarios públicos en todo el espectro político, y en todo el mundo. Además, cuando termina la historia, quedará claro que la degradación de la ciencia que representan no ha sido sólo desagradable pero sin precedentes: que en ninguna otra instancia tantos científicos han tan seriamente desvirtuado los estándares, que ellos fueron entrenados para defender, y lo que han hecho es engañar a tanta gente imponiendo tal magnitud de riesgos a la salud humana y a la salud del medio ambiente.

Una variedad de documentos (incluyendo transcripciones de conferencias científicas, las declaraciones de los organismos gubernamentales, informes en periódicos, artículos de revistas y libros de los historiadores de la ciencia) hacen la crónica de manera colectiva sobre avances de la empresa de bioingeniería.  Juntos, ampliamente iluminan la parte obscura y ocultada, que revela cómo la integridad de la ciencia y la integridad del gobierno han sido sacrificados de forma rutinaria para que las empresas puedan avanzar. He dibujado profundamente de todas estas fuentes de información, a menudo cristalizando hechos clave que no fueron ni son ampliamente conocidos. Además, debido a que yo estaba comprometido en la campaña para regular adecuadamente los alimentos transgénicos desde hace muchos años en varios continentes (actuando con una amplia gama de funcionarios del gobierno, que interactúan con los científicos y periodistas, y que participan en conferencias y debates), he sido testigo en varias ocasiones de los procesos corrosivos de primera mano; y nuestra narrativa muestra esta serie de experiencias.

Además, muchos relatos sorprendentes de la corrosión, fueron impartidas por científicos que se han esforzado para detenerlos. Uno de los más destacados es el eminente biólogo Philip Regal, quien durante veinte años dirigió lanzas en el empeño de conseguir que las empresas de ingeniería genética se alinearan con la ciencia sólida y templadas por la regulación responsable. Su historia, que forma parte de varios capítulos posteriores, ilustra diversos y frecuentes formas impactantes en el que la comunidad científica y el gobierno constantemente frustraron su esfuerzo –y se convenció de que tratándose de los alimentos GE, el ejecutivo de Estados Unidos no honrarían a la ciencia y ni a la Ley, a menos que fueran obligados por un tribunal, y así decidió convertirse en un demandante en la demanda que organicé. Al compartir sus ideas y experiencias conmigo a lo largo de muchas reuniones personales, conversaciones telefónicas y correo electrónico, y por darme la extensa serie de pruebas que había grabado, que me han permitido exponer las debilidades y la delincuencia de las empresas en la bioingeniería de una forma mucho más rica que de otro modo habría sido imposible.

A igual que el Dr. Regal, un número creciente de expertos han reconocido que esta enorme empresa se basa en suposiciones inestables y se basa en afirmaciones cuestionables –y que mayor creatividad es necesaria para trazar la mejor manera de avanzar. Entre ellos está Evelyn Fox Keller, una profesora de historia y filosofía de la ciencia en el Massachusetts Institute of Technology.   En su libro, El Siglo del Gene, señala que la eficacia aparente de la ingeniería genética no ofrece ninguna garantía de que está libre de efectos perjudiciales no deseados. Además señala que con el surgimiento de esta tecnología, ha crecido un vínculo “sin precedentes” entre la ciencia y el comercio -y que como este vínculo se ha endurecido, el científico se ha convertido en cada vez más en el poder retórico de un modo persuasivo para hablar del “gen” y le imputa una precisión y predictibilidad a la bioingeniería que no posee. Keller hace hincapié en que las “deficiencias” del tal gen exigen los cambios. Su libro concluye con la esperanza de  “….que nuevos conceptos pueden abrir terreno innovador donde científicos y laicos pueden pensar y actuar juntos para desarrollar políticas que sea tanto política como científicamente realista.”

Los siguientes capítulos tienen como objetivo ayudar a despejar el camino para un terreno tan innovador al revelar que la política más realista científicamente puede coincidir fácilmente con el más políticamente realista –y que es sólo porque la política de la ingeniería genética se separó de las realidades científicas que permitieron surgir los problemas actuales que enfrentamos.  Es mi esperanza que la información que contiene y las ideas que transmiten pondrá fin a la confusión que ha causado la división y acelerar la implementación de las reformas necesarias, la reincorporación de los estándares científicos, y el crecimiento de un sistema agrícola que produce abundantes alimentos sanos y seguros de manera sostenible.



Nenhum comentário:

Postar um comentário

"no artigo 5º, inciso IV da Carta da República: 'é livre a manifestação do pensamento, sendo vedado o anonimato'."

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...